Empoderamiento femenino Entrevistas

Marta Isabel García: «Es trabajo de toda la sociedad que las mujeres accedan a puestos directivos»

Directora de Comunicación del Hospital de Molina (Murcia) // Observatorio de la Mujer
Directora de Comunicación del Hospital de Molina (Murcia) // Observatorio de la Mujer

Marta Isabel García Rivas es directora de Comunicación y de Responsabilidad Social Empresarial del Hospital de Molina. Y ante todo periodista, por eso, en esta ocasión analizamos su trayectoria como mujer en el mundo de la comunicación y conocemos la importancia de la atención sociosanitaria en la actualidad


¿Crees que es fácil llegar a un puesto de directiva como mujer?

Hasta hace relativamente poco, no lo era. Era bastante difícil, creo que las mujeres nos solemos quedar en la estructura de mandos intermedios, desde un simple empleado hasta cargos superiores, pero hay un punto en el que se llega a un cierto techo de cristal que actualmente se está intentando romper.

Es cierto que cada vez hay más presencia femenina en puestos directivos, pero todavía queda un largo camino por recorrer.

¿Qué les dirías a las nuevas generaciones de jóvenes que sueñan con ascender a puestos directivos?

Formación, constancia y profesionalidad. Al final esto no es trabajo de una sola mujer, sino de todas, y es precisa la sensibilización de toda la sociedad. Esto no lo conseguimos solas, lo hacemos trabajando codo con codo con el sector masculino. Desde luego este paso no se va a dar, sin la existencia de una formación propia desde casa que se apoye en el sistema educativo, reforzando valores y actitudes que promuevan la igualdad y equidad entre hombres y mujeres.

Es sumamente importante reforzar en los infantes el papel que tiene la mujer en la sociedad, para que el día de mañana existan más mujeres coraje que ocupen grandes puestos de trabajo.

¿Por qué consideran que es esencial la comunicación con los pacientes?

Básicamente, se trata de una cuestión de humanidad. Cuando tratamos la salud de las personas, estamos hablando de lo más vital que posee un ser humano.

Hay que tener en cuenta que cuando un individuo acude a un profesional sanitario porque padece algún tipo de dolor, lo normal es que sienta miedo o temor, y la única manera de contrarrestar ese recelo es a través de la comunicación clara y accesible, que les dulcifique la tan complicada jerga médica y que les haga entender qué les ocurre, por qué y cómo solucionarlo, para eso es esencial la comunicación.

También, es fundamental que se humanice la asistencia sanitaria, dejando de tratar a pacientes para empezar a tratar personas, por eso decidimos apostar por una comunicación clara con nuestros pacientes.

¿Qué acciones de Responsabilidad Social llevan a cabo para mejorar el planeta?

Muchas, en el ámbito social tenemos cinco líneas estratégicas. La primera es la integración laboral de personas con discapacidad, seguidamente tenemos la promoción y divulgación de la salud, fomentamos la cultura y el deporte, colaboramos con organizaciones benéficas como ONGs y además, promovemos la investigación y la docencia.

¿Colaboran con organizaciones benéficas? ¿Cómo les ayudan?

Sí, colaboramos con organizaciones sociales a las que les prestamos apoyo logístico y promovemos la divulgación de sus labores y actividades humanitarias. Por ejemplo, tenemos varios convenios firmados con la ONG Cirugía Solidaria, que lleva a cabo operaciones quirúrgicas de manera altruista en países pobres de África.

Desde el Hospital de Molina contribuimos a su obra benéfica con donaciones materiales que les facilitarán mucho más su trabajo. De igual modo, parte de nuestro personal se une a su causa y ofrece sus servicios de forma totalmente gratuita.

¿Realizan talleres de integración laboral para personas discapacitadas en su hospital? ¿Con quien colaboran para llevar a cabo dichos cursos?

¡Por supuesto! Tratamos de desarrollar la integración laboral de personas con discapacidad, mediante formación práctica profesional en nuestras instalaciones y la contratación directa de personas con discapacidad física o mental para que formen parte de nuestra plantilla de una manera estable y con vistas de futuro. Actualmente, superamos el 6% de trabajadores discapacitados, excediendo la cifra que establece la Ley General de la Discapacidad.

Además, contratamos a empresas de servicios externos que fomenten la integración laboral de personas discapacitadas como centros laborales de empleo. Contratamos a gente del Taller Ocupacional de la Asociación de Padres y Protectores de Personas con Discapacidad Intelectual de Murcia (ASPAPROS) y elaboramos planes de renovación de mobiliario del hospital cuando se desgasta por el uso, e incluso colaboramos con el taller de Total Print de la Asociación Murciana de Rehabilitación Psicosocial (ISOL), que se dedican a la impresión y diseño gráfico de carteles para el hospital.

El COVID19 supuso un colapso incontrolable de los servicios sanitarios, ¿cree que podría haberse evitado con más subvenciones por parte del Gobierno Central?

No hubiese sido posible por la globalización. Al principio veíamos la situación de Wuhan tan lejana que jamás pensamos que llegaríamos a vivir la situación actual, pero acabó llegando a España. Estamos en un mundo globalizado en el que nos movemos por todas partes continuamente, ¿cómo no iba a llegar el virus? La apuesta por el I+D+I por parte del Gobierno y las empresas debería estar en su esencia puesto que es un ámbito que no se puede descuidar, y que de hecho, hay que fomentar a todos los niveles.

¿Podría contarnos alguna anécdota que haya conmocionado a los trabajadores de este hospital?

Sí, recuerdo una muy especial. A medida que recibieron el alta algunos de los pacientes diagnósticos con COVID, se les hacía una especie de “fiesta” para reconocer su lucha contra el virus. Se le ponía música en el pasillo y a ambos lados se colocaba el personal sanitario del hospital para aplaudirle, y así aportar esperanza al resto de personas ingresadas por coronavirus para demostrar que era posible salir de esa enfermedad. Además, nuestros sanitarios decidieron crear un diploma por la valentía del paciente y por haberse curado, que se le daba a cada paciente por superar la batalla contra el virus.

Y recuerdo un caso muy concreto, en el que la hija de una compañera, enfermera del hospital, decidió darle su osito de peluche favorito a una mujer mayor que estaba ingresada por neumonía bilateral y quería que su madre le diera su osito a la señora. Le dijo a su madre: “Dáselo cuando le den el alta, mamá. Ella lo va a necesitar más que yo”. Tenemos un personal médico maravilloso y muy humanitario.

En el confinamiento del mes de marzo del pasado año, la gente salía a sus balcones a aplaudir la labor de los facultativos, ¿cree que la población está reconociendo actualmente el titánico esfuerzo que están realizando los médicos?

Hay una gran parte de la población que sí, pero hay parte que no, y a las pruebas me remito de hechos irresponsables que están sucediendo en la sociedad un año después de un confinamiento nacional que duró varios meses.

Estas personas no piensan en las consecuencias que pueden tener sus actos irresponsables con la salud de sus familiares, amigos o incluso la suya, y lamentablemente no piensan en el colosal esfuerzo del personal sanitario que han tenido jornadas maratonianas, sin descansos, que han sentido miedo de llevar el virus a sus hogares y que no podían tomarse días libres porque era imposible, y eso es una falta de consideración tremenda.

¿Qué cambiaría de la sanidad española?

Desde mi punto de vista, yo reforzaría las plantillas con eficiencia, mejoraría la relación con lo que llaman la sanidad pública y privada; puesto que la pandemia ha demostrado que ambas son lo mismo, y por supuesto, pediría más investigación y formación en humanización.

Una de las cosas que te trasladan los enfermeros y sanitarios, es que estaban aterrorizados con la situación tan estresante y viral que estaba viviendo nuestra sociedad, y por norma general, los especialistas sanitarios no reciben formación en la gestión emocional, que les permita comunicarse con los pacientes de forma cercana o acondicionar los fríos ambientes hospitalarios en lugares más acogedores en los que estar y poder recuperarse.

Puede consultar la Política de Privacidad. Este sitio web de la hace uso de las cookies, si continúa navegando, está aceptándolas.    Más información
Privacidad