Opinión de Responsabilidad Social

La fuerza femenina en tiempos de pandemia

Observatorio de la mujer
La fuerza de todas las mujeres con familia y trabajadoras / Observatorio de la mujer

Este 8 de marzo recordamos un año más el rol de la mujer en la sociedad y el valor en el desarrollo económico y social. Las mujeres merecen un homenaje especial por el aporte directo que dan en el mantenimiento de sus familias, y en el desarrollo de sus pueblos.  Las mujeres se preocupan por atender sus hogares, la crianza de sus hijos y en general por mantener un equilibrio en su hogar. Además, muchas de ellas tienen un trabajo dependiente o independiente desde el cual aportan para el ingreso familiar y en algunas casos se convierten en el único ingreso familiar. 

Las mujeres tenemos un doble rol, y hoy con la pandemia esta labor se ha intensificado. Es un doble rol, como amas de casa con todas las labores que ello implica y a la vez, atender el trabajo de manera virtual. Los horarios se han intensificado extremadamente. El esfuerzo ha sido tremendo. Y en el encierro esto además ha afectando no solamente la salud física sino también a la salud mental de millones de mujeres en el mundo. 

Las mujeres en tiempos de pandemia hemos redoblado las fuerzas, a las responsabilidades ya conocidas, se han sumado atender a nuestros hijos en la educación virtual,  lo cual ha significado acompañar en todo momento el aprendizaje de nuestros hijos. Y la labor ha sido más exigente para las que tienen hijos pequeños y son madres solteras.  Otras mujeres además han perdido el trabajo y han tenido que crear nuevas maneras de captar ingresos a distancia, algunas utilizando las redes sociales para poder ofrecer productos y servicios, mientras que otras han tenido incluso que salir a las calles a vender productos exponiendo sus vidas, en plena pandemia. 

Todo lo anterior descrito se agudiza de mayor manera en los países emergentes o en vías de desarrollo. La pandemia ha agudizado la pobreza, ha creado más diferencias entre los que tienen ingresos y los que no lo tienen, entre los que tienen trabajo y quienes no lo tienen. En muchos casos, las mujeres también han sido víctimas de la pandemia en sus propios casas, con violencia familiar de casos que no han sido denunciados.

EN HOMENAJE


Mi homenaje a todas las mujeres, a las jóvenes y a las mayores, a las que siguen en pie de lucha para reclamar sus derechos, dentro y fuera de sus casas. Mi homenaje también a todas las mujeres que todos los días nos demuestran que su mejor triunfo es ver crecer a sus hijos sanos y fuertes. Y salen adelante pese a las adversidades, y demuestran que es posible cambiar la realidad con esperanza y amor. 

Puede consultar la Política de Privacidad. Este sitio web de la hace uso de las cookies, si continúa navegando, está aceptándolas.    Más información
Privacidad