Empoderamiento femenino Entrevistas Reportajes

“El trabajo de campo puede hacerlo tanto un hombre como una mujer, y por fin los agricultores lo saben”

La jefa de almacén; Ana Belén Morcillo, a la izquierda y la responsable de empaquetado; Trinidad Ortíz, a la derecha de la imagen / Observatorio de la Mujer

Tras varias décadas dedicándose al procesado de productos alimenticios en la empresa S.A.T. San Cayetano, la jefa de almacén; Ana Belén Morcillo, y la responsable de empaquetado; Trinidad Ortíz, nos cuentan cómo las mujeres contribuyen a la economía y representan una gran parte de la mano de obra agrícola en el país y en todo el mundo.


¿Cuántos años lleva trabajando en el Campo de Cartagena?

Trinidad Ortíz: Llevo treinta y un años trabajando en S.A.T San Cayetano, y no me voy de aquí ni con agua caliente -explica animada y risueña mirando a su compañera con complicidad.

Ana Belén Morcillo:  Yo empecé a trabajar aquí hace trece años y aquí sigo, día tras día, año tras año, y realmente estoy muy a gusto.

¿Por qué decidió incorporarse a la industria frutícola?

Ana Belén Morcillo: Cuando yo estaba terminando mis estudios universitarios, solía venir a esta zona de Murcia durante los veranos a trabajar como camarera. Al terminar la carrera, empecé en otra empresa a gestionar y a realizar el control de calidad. Me gustó mucho y decidí quedarme trabajando en este sector porque me encantaba lo que hacía – responde con sinceridad mientras su cuerpo va relajándose después de abandonar los nervios por la entrevista.

Trinidad Ortíz: En mi caso fue distinto. Yo no tenía nada más que los estudios básicos, pero probé la experiencia y como me gustó, seguí trabajando aquí.

De haber tenido otras alternativas, ¿a qué les hubiese gustado dedicarse?

Trinidad Ortíz: Yo he trabajado de muchas cosas y en ninguna he estado tan bien como aquí. Así que no creo que haya nada que me gustase más que lo que hago cada día.

Ana Belén Morcillo: Yo me licencié en biología y me encantaba el trabajo en un laboratorio, quizás me hubiese dedicado a la investigación.

Ambas contestan de manera concisa, mientras al hablar realizan un levantamiento de hombros que expresa su desconocimiento.

Muchas mujeres son ayudadas por sus familiares para cuidar de sus hijos cuando ellas están trabajando, ¿quién la ayuda a usted?

Ana Belén Morcillo: A mí me ayudan mi marido y mi suegra. Ella vive conmigo y en caso de que necesite que alguien se quede con los niños, se encarga de cuidarlos. Sin embargo, en nuestra empresa nos dan libertad total y facilidades para poder gestionar nuestra vida personal. Si por ejemplo un día entras un poco más tarde o no puedes asistir por causa mayor, no pasa nada -su respuesta está cargada de franqueza y en sus ojos se refleja la experiencia de la maternidad. 

¿Por qué creen que hay más mujeres que hombres dedicándose al tratamiento de frutas y verduras?

Trinidad Ortíz: Hay veces en las que las mujeres no pueden negarse a trabajar de lo que sea cuando tienen que alimentar a su familia. Un hombre puede negarse y buscar alternativas, pero la mujer trabajará en lo que sea -dice mientras gesticula abiertamente con sus manos .

Además, el trabajo de campo puede realizarlo tanto un hombre como una mujer, y eso es algo de lo que ahora se han dado cuenta los agricultores.

Tener una familia, ¿hace que las mujeres se acojan al puesto laboral que tienen aunque no les guste?

Trinidad Ortíz: Sí, hay veces en las que sí. Piensa que hay mujeres que solamente tienen su sueldo para poder comer porque sus ingresos son limitados. En innumerables casos, la responsabilidad femenina es superior al deseo de una vida más cómoda. Hay una clara apuesta por la seguridad económica, sin arriesgarse a una meta laboral que sea demasiado alta.

¿San Cayetano posee planes de igualdad?

Ana Belén Morcillo: Sí, los tenemos desde el 2011. De hecho, ahora mismo tenemos a una empresa que se está encargando de actualizarlos y mejorarlos para que cubran mayores necesidades.

¿Cuánto dura su jornada laboral?

Trinidad Ortíz: Trabajamos durante ocho horas al día, más o menos. Hay veces que por los altos niveles de producción tenemos que extender nuestra jornada o incluso reducirla.

¿Qué les diría a las jóvenes que están decidiendo el rumbo de su vida laboral? 

Ana Belén Morcillo: Les aconsejaría que no tuviesen miedo de dedicarse a cualquier cosa que les guste, sin limitaciones. Los jóvenes de hoy en día, piensan que por tener un título universitario podrán trabajar de lunes a viernes en una oficina a media jornada y con altos sueldos, pero la realidad no es esa -afirma mientras acompaña sus palabras de un gesto de negación con su cabeza.

La gente tiene que adaptarse a lo que venga en cada momento y las nuevas generaciones tienen que tener la mente muy abierta y tener predisposición a hacer cosas.

Puede consultar la Política de Privacidad. Este sitio web de la hace uso de las cookies, si continúa navegando, está aceptándolas.    Más información
Privacidad